Autentico  indígena nasa (Páez), de padre Pitagueño y su madre Huilense, vivía con su esposa y  sus siete hijos en el Resguardo Indígena de Huila


La actividad política de Benjamín comenzó hace bastante cuando empezó a ocupar cargos menores en el cabildo del Huila. La cartilla  de legislación indígena y la ley 89 fueron las primeras herramientas legales que descubrieron a la inteligencia del compañero Benjamín, el derecho de reclamar y trabajar por otras condiciones de vida distintas al sometimiento y miseria en que se ha mantenido a los indígenas

El compañero Dindicúe siguió impulsando la organización de grupos de trabajo en la granja, y animando a sus compañeros indígenas para que aprendieran y pusieran en práctica las nuevas técnicas en ganadería, agricultura, trabajos en carpintería, etc., impartidas por instituciones oficiales pero manteniendo siempre una actitud crítica ante los programas del gobierno. La participación del compañero en estos programas fue siempre equilibrada, superponiendo los intereses indígenas a los beneficios personales que hubiera podido obtener de sus relaciones con las instituciones oficiales.

Al mismo tiempo que su conocimiento de elementos modernos occidentales, a través de la lectura Benjamín se preocupo por comprender y difundir la sabiduría tradicional y la historia de la etnia de los nasas, desarrollando la amalgama de un pensamiento y de una actitud política lucida que habría de caracterizarlo durante toda su vida

Como reconocimiento a su destacada participación en la lucha, en el IV Congreso del Consejo Regional del Cauca en 1975 fu electo como vicepresidente del Comité Ejecutivo,  en calidad de miembros del ejecutivo represento a nuestra organización en numerosos encuentros con organizaciones populares y núcleos de simpatizantes de las luchas indígenas.

Asistió a la XI junta nacional de ANUC en Cartagena a la semana de solidaridad con las luchas indígenas que tuvo lugar en Manizales y recorrió otras regiones indígenas del pais como Putumayo y Caquetá.

En su correspondencia con su personalidad de dirigente nato, Benjamín  Dindicúe fue uno de los indígenas mas apreciados por la comunidad, y sus iniciativas respaldadas masivamente. El apoyo incondicional de los comuneros lo gano atreves de sus valerosas defensas de la comunidad, ante el ataque de terratenientes, funcionarios politiqueros y últimamente cuatreros, no fueron pocas las veces que se hecho encima estos enemigos de la comunidad al desenmascararlos frente a frente en español para luego traducir al Paez sus criticas.

El desempeño impecable en el cabildo indígena, del cual fue una vez gobernador principal y la habilidad adquirida en el manejo de los recursos jurídicos. Del español y de las matemáticas hizo que los indígenas recurrieran a él constantemente en busca de sus consejos. Así mismo el compañero Benjamín era indio orgulloso de su cultura y de su tradición; ponía en práctica frecuentemente las formas de minga, cambio de mano y cuido que además del carácter festivo y económico adquirieron un sentido político de defensa y discusión de sus derechos. La valorización y consulta permanente a los médicos tradicionales reforzaron la confianza de la comunidad en los trabajos de la organización.

El compañero Benjamín fue desde un comienzo identificado por las autoridades y la represión como responsable de la lucha y sufrió encarne propio numerosas detenciones, amenazas y allanamientos a su casa, y llegando al extremo de serle imposible el paso por Belalcázar.

El domingo 4 de febrero de 1979, en el resguardo de Huila, municipio de Belalcázar (Cauca), fue asesinado nuestro compañero BENJAMINI DINIDICUE, principal dirigente del CRIC en Tierradentro. Cumpliendo órdenes de políticos y terratenientes, un grupo de ocho pájaros se hizo presente , a las diez de la noche, en su humilde vivienda para acribillarlo delante de su esposa y sus siete hijos. Ya en ocasiones anteriores había sido amenazado y se sabía que su vida corría peligro al igual que la de otros dirigentes de Tierradentro y de otras regiones indígenas del cauca.



La desaparición física del compañero Benjamín no implica que su idea  de la lucha y su pensamiento político de indio hayan muerto, viven en la memoria y en la conciencia de todos los indígenas caucanos y de la organización del CRIC.



Tomado de UNIDAD INDIGENA Nº 34 de marzo de 1979

Centro de Documentación Indígena "José María Ulcue"

0 comentarios:

Publicar un comentario