COMUNICADO PÚBLICO

Las comunidades junto con sus autoridades indígenas del Resguardo de Huellas Caloto, comunicamos con gran dolor y repudio a la opinión pública en general, el feminicidio perpetrado en el cuerpo de una comunera indígena Nasa.
Hoy el Resguardo de Huellas se enluta y repudia la violación y asesinato de la comunera indígena Nasa CELMIRA CHILGUESO HILAMO, hecho sucedido el día 15 de octubre de este año en la vereda el Pílamo resguardo de López Adentro.
Celmira, tenía 34 años de edad, vivía en la comunidad del Nilo y se va dejando huérfanos a sus hijos Katherin Mildrey Mestizo de 5 años, Carol Michel Ocampo Chilgueso de 8 años y Juan David Ocampo de 13 años de edad.
Los hechos suceden en medio de “un contexto de paz”, según el gobierno colombiano, pero, nosotros los indígenas sabemos que en la realidad colombiana confluyen expresiones históricas de criminalidad al servicio de la defensa de intereses particulares de concentración de la riqueza, la tierra, el poder político y económico y por eso a nosotros, los pueblos indígenas, nos toca vivir una guerra ajena. Quienes mantienen viva la guerra son diferentes bandas delincuenciales, actores armados de derecha e izquierda, disidencias de grupos paramilitares que a toda costa quieren posicionarse en los espacios que antes fueron escenarios de conflicto entre las farc y el ejército, hoy vemos con repudio y rechazo total como nos siguen amenazando, asesinando, dejando niñez en orfandad, familias destrozadas, comunidades en medio del miedo y la zozobra.
Hoy vemos la promesa de paz del gobierno como una gran mentira, una promesa que se destruye por el odio de las élites políticas y económicas que utilizan sus medios de comunicación para confundir y distorsionar la realidad que vive el país y los pueblos indígenas en especial del norte del Cauca.
Frente a estos hechos, y otros vivenciados en el territorio de Huellas y el norte del Cauca, exigimos al Estado colombiano fortalecer los mecanismos institucionales destinados a proteger la vida de las mujeres, la comunidad, además de líderes y lideresas, adelantando procesos que lleven a la identificación, investigación y juzgamiento de los culpables de las agresiones y asesinatos, así como medidas integrales y diferenciales de protección, y garantías de no repetición para toda la población indígena, los líderes y lideresas y la organización. Asimismo, debe realizarse un reconocimiento de la problemática colombiana.
“La paz se convirtió en una luz de esperanza para el mundo entero, resulta una tarea de primer orden cuidar y proteger su implementación, así como la vida de quienes la defienden y trabajan por la ampliación de la democracia en sus comunidades. Las mujeres no permitiremos el regreso del miedo y la zozobra a nuestros cuerpos y territorios, continuamos en la construcción de una paz estable y duradera, una paz con nosotras”.

AUTORIDADES INDÍGENAS DE HUELLAS CALOTO.

Caloto, 16 de octubre de 2018.

0 comentarios:

Publicar un comentario