Memoria a la avalancha del 6 de Junio 1994.


Hace 24 años la madre tierra se pronunció ante estos cambios que hoy sobrevivimos, nos predecía la naturaleza, no comprendimos su lenguaje, el llamado que nos hacía, mucho antes las montañas hablaban entre ellas, las piedras tenían vida, todo tenia vida, decían nuestros abuelos por tanto  existía reciprocidad. 
El volcán Nevado de Wila, allí nuestros abuelos ofrendaban, pagamentos para no sufrir de enfermedades, sufrir hambrunas, vivir contento, armonía, buen vivir desde el corazón, que fue ahuyentado durante la conquista lo que generó desorden. La Madre tierra reafirmó su poder, poniendo en tela de juicio la actitud y el comportamiento de sus hijos.

Surgió la tragedia más grande de la época 06 de Junio del año 1994 primero, el terremoto que sacudió la tierra, vimos que las montañas se rasgaban como si un enorme tigre rasgara, los techos de las casas se regaban por el suelo, muchos encerrados gritando, muchos corriendo en llanto, mujeres y hombres con los niños en sus brazos que lograron salir con lo que alcanzaron de sus cosas, terremoto que duró horas, más de mil personas fallecieron.

Posterior fue la avalancha producto del deshielo del volcán nevado del Wila afectó principalmente a comunidades asentadas de las orillas del Rio, al Resguardo de Caloto Wila la primera comunidad indígena afectada directamente, ubicada debajo del Volcán Nevado, actualmente reubicados en el resguardo de Huila Rionegro Depto Huila, muchas comunidades hemos sido reubicados por emergencia a muchos departamentos de Colombia.

Los pueblos originarios Nasa y otros asentados hoy en el Departamento del Huila producto del desplazamiento natural, tenemos claro que la madre tierra sabiamente nos retornó a los territorios ancestrales para hoy estar organizados a través del Consejo Regional Indígena del Huila CRIHU junto a otros pueblos indigenas y procesos sociales, hilando y Tejiendo Procesos Políticos Organizativos en el Departamento haciendo frente al contexto Regional y Nacional y sembrando conciencia a la sociedad por la defensa de la madre Tierra. 


Memoria que no debe quedar en el olvido de los pueblos, hoy las comunidades indigenas conmemoramos a nombre de muchos de nuestros familiares caídos y el legado que nos ha enseñado la naturaleza al orden, ser sentí-pensantes, corazonar los procesos, ombligar la palabra, pensamientos, hermandad, reciprocidad, equilibrio, armonía con la madre Tierra y entre hermanos como buenos hijos de ella. 


Por Vientos de Comunicación CRIHU.

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.