La lucha indígena ha sido, es y será por la UNIDAD, LA TIERRA, LA AUTONOMÍA, CULTURA, LA PAZ, LA DEFENSA DE LA SOBERANÍA Y LA VIDA SIN ARMAS.


En la década del 70 nació el Movimiento Armado Quintín Lamé, como expresión de resistencia de los pueblos del Cauca ante el EXTERMINIO FISICO Y CULTURAL de los pueblos originarios del cual éramos y seguimos siendo víctimas. Éste Movimiento está presente en la memoria de los pueblos indígenas y lo está porque tomó la decisión en 1991 de abandonar la lucha armada como expresión del movimiento indígena, en la cual nos comprometimos abanderar la lucha por la tierra, reivindicación de nuestros derechos y la paz, sin armas y de frente empuñando nuestros bastones de mando contra el neoliberalismo y el latifundismo extensivo.

Dicha decisión de continuar nuestra lucha sin armas, ha permitido posicionar nuestra plataforma de lucha, autoridades, cuidanderos del territorio y demás expresiones organizativas y de gobierno propio de los pueblos y comunidades, ante las políticas que desarmonizan nuestro proceso político organizativo.

Al movimiento indígena nunca le ha temblado el pulso para empuñar los bastones y defender nuestros derechos y territorios. Desde nuestros orígenes hemos tejido procesos sociales y políticos en el marco diferencial y nacional en la lucha por la defensa del territorio y nuestros derechos sin necesidad de utilizar LAS ARMAS.
Nuestra lucha por la vida, en medio de un conflicto armado en el que hemos sido víctimas de todos los actores y no victimarios, la seguiremos dando sin temor a ningún actor.

Nuestra lucha es por la consolidación de nuestros Planes de Vida y en los cambios que necesita este país y la seguiremos dando en los diferentes escenarios de movilización, liberación de la Madre Tierra, las acciones jurídicas, la lucha parlamentaria con nuestro senador Feliciano Valencia y representante a la Cámara Abel David Jaramillo de nuestro movimiento MAIS y con toda aquella acción legítima que se necesite, sin armas.

El Huila, el Cauca en su conjunto, Valle del Cauca y varios territorios donde estamos los pueblos y comunidades indígenas, venimos siendo víctimas de la militarización del Estado y actores al margen de la ley, que no representan los intereses del movimiento indígena.
Rechazamos cualquier tipo de provocación, como la generada por el comunicado del autodenominado grupo “Renacer Quintín Lame” quienes, sin duda alguna, pretenden generar la justificación de la violencia armada que ya estamos soportando por parte de todos los actores armados que desarmonizan nuestro territorio, sin hacer ningún aporte a defenderlo.

Exigimos a todos los actores armados que salgan de nuestros territorios y se respeten nuestra jurisdicción especial indígena, los mandatos de los pueblos y nuestras Autoridades legítimas.
Reafirmamos como Autoridades del Consejo Regional Indígena del Huila “CRIHU” en el marco de la XVII Junta Directiva, en representación de las 27 autoridades y asambleístas presentes, de los pueblos Nasa, Yanakuna, Misak, Pijao, Embera – Chamí y otros pueblos presentes, nuestro compromiso en la defensa de la Madre Tierra y la solidaridad con las comunidades, territorios, autoridades y guardias que vienen siendo víctimas de asesinatos, persecución y la militarización de territorios indígenas.

Cuenten con nosotros para la paz… ¡NUNCA PARA LA GUERRA!
XVII JUNTA DIRECTIVA ASOCIACIÓN DE AUTORIDADES TRADICIONALES DEL CONSEJO REGIONAL INDÍGENA DEL HUILA - CRIHU
Territorio Nasa – Misak de La Reforma del Municipio de La Plata, 3 de febrero de 2019.


Etiquetas:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.