La pérdida de nuestra lengua nativa contada desde nuestras mayoras

10:00:00

 


Soy Nasa y no me avergüenza reconocerlo, hablo y entiendo el nasa yuwe, sin embargo, cometí el error de no trasmitir este conocimiento que nos identifica como pueblo. Cuando mi hija mayor lo tarareaba siendo tan solo una pequeña yo la castigaba, porque sentía miedo de que pasaran por lo que yo había pasado, que se le dificultara comprender y ser comprendida por la sociedad.

Por ello, me propuse a no enseñar el nasa yuwe a mis hijos e hijas, quise olvidar mis raíces pero no es tan fácil, con el pasar de los años, me di cuenta que lo que se aprende una vez siempre vivirá en nosotros. Hoy reconozco mi error y me doy cuenta de la importancia de nuestro idioma propio, de nuestras raíces y de compartir nuestros conocimientos con nuestras nuevas generaciones.

A la edad de 7 años yo hablaba Nasa Yuwe jugaba y compartía con mis amigos de niñez, a mis 14 años una profesora me trajo para el departamento del Huila, allí conocí a mi primer esposo, él era musxka (blanco/mestizo), no hablaba mi idioma y tampoco me entendía, por tal razón, tomé la decisión de abandonar mi idioma propio y también por pena a que las demás personas me escucharan hablarlo.

Hoy en día siento remordimiento al escuchar a mis hijas reclamarme el por qué no les enseñe nuestro idioma, el por qué me avergonzaba de ello. Pero no todo está perdido hoy tengo la oportunidad de compartir mi conocimiento con mis nietos y nietas y remediar mi error.

Actualmente en nuestra comunidad contamos con tan solo 4 Nasa yuwe hablantes. Algunas de nuestras mayoras manifestaron que la perdida de nuestra lengua nativa se debía al mestizaje que hay en las comunidades.

 Por: Liliana Hernández

Texto realizado en el marco de La Escuela de Formación Vientos de Comunicación-CRIHU, 2021.

 

Etiquetas:

Publicar un comentario

[blogger][facebook]

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.